Lo principal segundario

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Yemeníes desafían la guerra anglo-americana-saudí con seminarios sobre el informe del Puente Terrestre Mundial de EIR

abril 9, 2016
Un niño yemení posa para una foto, en su casa de Sanaa, frente a un mapa del Puente Terrestre Mundial.

9 de abril de 2016 — El martes 5 de abril se llevó a cabo la tercera reunión de lectura de la versión en árabe del Informe Especial de la EIR La Nueva Ruta de la Seda se vuelve el Puente Terrestre Mundial, en Sanaa, capital de Yemen, en desafío a las amenazas de guerra lanzadas por las fuerzas anglo-americanas-saudíes. Estas lecturas fueron organizadas por la Oficina Yemení de Asesoría de Coordinación con el BRICS, Al-Fouad Solutions, y el Centro Yemení de Investigaciones y Estudios. En esta mesa redonda participaron más de cuarenta representantes de organizaciones privadas, empresas, agencias del gobierno, y medios de comunicación, como Russia Today y la televisora internacional china CCTV.

En la lectura del martes se trató de los 27 enlaces y corredores más importantes del Puente Terrestre Mundial, como se presenta en el informe de EIR. En la sala de la reunión se colgaron afiche enormes de la contraportada del informe especial, que muestran estos enlaces y corredores. Representantes del Ministerio del Transporte (Ing. Muhannad Al-Nabihi), del Ministerio de Obras Públicas (Ing. Hasan Haidar), y de la Agencia General de Aviación y Observaciones del Espacio (Ing. Naji Al-Sahmi), leyeron por turnos y explicaron estos corredores y enlaces en el mapa del mundo. Fouad Al-Ghaffari, fundador de la Oficina de Coordinación con el BRICS, la señora Faten Al-Usaimi, y Mohammed Al-Nunu coordinaron y dirigieron la discusión.

El mensaje más importante en estas lecturas, según informa Al-Ghaffari, fue el que el proyecto de La Nueva Ruta de la Seda, a través de sus corredores y enlaces transmite un mensaje que se sustenta en la idea de reducir el área que se necesita para sostener a un individuo, y un mensaje para poner a Yemen en este mapa de la Nueva Ruta de la Seda.

"El destino de Yemen es llegar a ser el racimo de perlas en este proyecto, convirtiéndolo en un proyecto nacional, así como el Nuevo Canal de Suez se convirtió en un proyecto de movilización nacional", afirmó Al-Ghaffari. Añadió que naturalmente esto haría que Yemen identificara quienes son sus verdaderos socios y su punto de vista sobre la filosofía del BRICS a fin de crear un futuro próspero y fuerte.

Mientras que intelectuales y funcionarios yemeníes en Sanaa analizan y discuten ideas económicas, estratégicas y científicas en el más alto nivel, al mismo tiempo siguen cayendo las bombas británicas y estadounidenses que lanzan los saudíes sobre ellos, y también, otros yemeníes no tan intelectuales son invitados por los saudíes para trazar planes para dividir y destruir el país. Abed Rabbo Mansour Hadi, el autoproclamado Presidente legítimo en el exilio, anunció el 3 de abril desde la capital saudí, Riad, que había despedido a su asesor, el ex primer ministro Khaled Bahhah, y en su lugar nombró a Ali Mohsen Al-Ahmar. Al-Ahmar es un general retirado del Ejército y un funcionario importante del régimen del ex dictador Ali Abdulah Saleh, antes de la revuelta del 2011, y miembro de poderoso clan Al-Ahmar, aliado de Arabia Saudita y de la Hermandad Musulmana.

Aunque Hadi afirmó que esta decisión se toma en preparación de las conversaciones de paz planeadas y copatrocinadas por la Naciones Unidas entre todas las facciones yemeníes que están peleando, que se realizarán en Kuwait el 18 de abril, muchos observadores lo caracterizan como un golpe de estado interno dirigido por los saudíes en contra del proceso de paz, puesto que a Al-Ahmar se le conoce por su convicción absoluta de que para resolver la crisis de Yemen es necesaria la fuerza militar respaldada por Arabia Saudita, algunos países del Golfo, fuerzas militares estadounidenses y británicas, y mercenarios.

No es necesario mencionar que Al-Qaeda y el EIS han retomado casi toda la zona que había perdido a manos de las fuerzas combinadas de Ansarullah (Hutis)y del Ejército Nacional de Yemen en el 2014 y 2015, antes de que las agresiones anglo-americanas-saudíes los liberaran, comenzando en marzo del 2015. La mayoría de las provincias del sur tomadas por los aliados de los saudíes, como Aden, Maarib, Abian y Taiz, son ahora zonas en las que Al-Qaeda y el EIIS tiene una gran actividad, a diferencia de zonas que son controladas por Ansarrulah y el Ejército Nacional en Sanaa y en el norte de Yemen.

La tragedia en Yemen, es que el Consejo de Seguridad de la ONU le dio su bendición a esta guerra de agresión (a nombre de restaurar la democracia y al fugitivo presidente Hadi) en la Resolución 2216 del CSNU del 14 de abril del 2015. Todos los miembros del CSNU, excepto Rusia, votaron a favor de la resolución. La guerra ha devastado lo que existía de infraestructura en el país, el cual es considerado el país árabe más pobre. Según la ONU, directamente en el bombardeo y la batalla, 6,500 personas fueron asesinadas, 93% de ellas eran civiles. Obviamente, muchas más fueron asesinadas como consecuencia de la falta de comida, agua, y medicina, pero estas no cuentan para las estadísticas. Millones, de una población de 30 millones de personas, se ven de hecho amenazadas por la hambruna y las epidemias, y varios millones ya son considerados como refugiados (desplazados internamente), pero que no pueden escaparse de su país, al cual un esfuerzo internacional impone un bloqueo sobre su terreno, en su mar y en el aire, en concordancia con la misma resolución del CSNU.

Hussein Askary de la EIR publicó la siguiente afirmación (en árabe y en inglés) en su sitio de Facebook, comentando sobre la foto de un niño yemení en la sala de estar de su casa en Sanaa (como se muestra arriba), que estaba decorada con un mapa enorme del Puente Terrestre Mundial del informe especial de EIR.

"El pueblo de Yemen, no solo resiste la guerra de agresión que se les impone por el moribundo viejo orden mundial anglo-americano, respondiendo a estos ataques, pero además orientando su estado mental hacia el futuro por medio del estudio de las ideas que sienten las bases para un nuevo orden mundial. Esto muestra la grandeza del carácter histórico yemení. Qué tan a menudo escuchamos de parte de los árabes, los africanos, e incluso de los europeos y estadounidenses que nos dicen que las ideas del Instituto Schiller y del movimiento de LaRouche son grandiosas, pero no ha llegado el tiempo para ellas porque hay tantos problemas políticos en todas partes; o que no pueden respaldar nuestras ideas y nuestro trabajo porque están muy ocupados con los problemas que tienen a diario. ¿Qué les parece un avión F-18 estadounidense o un avión Tornado británico sobrevolando por encima de tu casa con la intensión de asesinarte, a tí y a tu familia, como un "problema diario" del que ocuparse? Hoy en la 4ta sesión de lectura de la versión en árabe del Informe Especial de la EIR The New Silk Road Becomes the World Land-Bridge que fue organizada por Fouad Al-Ghaffari, un amigo nuestro en Sanaa, Yemen, estaba tan entusiasmado por nuestra perspectiva de un Puente Terrestre Mundial, ¡que se llevó a su casa este afiche y lo colgó en su sala de estar!

Los estadounidenses, europeos, árabes y africanos que dicen estar muy ocupados para ocuparse de cosas "grandes" y con ideas avanzadas deberían sentirse avergonzados, ¡y aprender algo del pueblo de Yemen! ¡No hay excusa alguna para la pereza intelectual y la cobardía!