¿A dónde ha ido a parar la productividad estadounidense con Obama?

29 de marzo de 2016

29 de marzo de 2016 — Con el cierre del primer trimestre del 2016, el crecimiento del PNB parece que de nuevo será muy lento, que se calcula tendrá una tasa anual de entre 1.0% a 1.3%. En la productividad, continua el cero crecimiento, incluso crecimiento negativo; tanto las ganancias de las corporaciones como los gastos de capital se han reducido y el consumo personal y familiar, que se había venido reportando como en rápido crecimiento en enero pero que después se revisó a la baja, creció solo un 0.2% en el trimestre. La única área de "consumo personal" que creció rápidamente, fue la de las primas por seguro de salud del Obamacare. Se elevaron un 28% del 2009 al 2014, pero después 11% en el 2014 y 11% en el 2015 como promedio nacional, así que casi se han duplicado, en el período en que entró en efecto el Obamacare.

El Economic Collapse Blog, con los datos de la Reserva Federal de St. Louis y del Departamento del Trabajo, informó hoy sobre la tasa de desempleo o "inactividad" real entre la población en sus años de excelencia laboral (25-54 años de edad) que son unos 125 millones del total de la población estadounidense. El resultado desbarata la excusa de que la fuerza laboral estadounidense se ha venido contrayendo porque la enorme generación de los sesentayocheros está llegando a la edad de retiro. Los que han estado desapareciendo de la fuerza laboral son los que están en el momento de su vida en que pueden estar empleados más productivamente, por lo que se han eliminado efectivamente sus contribuciones productivas a la economía.

La tasa total de desempleo o "inactividad" en esta edad de excelencia laboral es de aproximadamente 23% (29 millones de personas y esta cifra son 4 millones de personas más que las que había cuando Obama prestó juramento).

Tomando solo en cuenta el grupo de los "inactivos" (o que están fuera de la fuerza laboral), se ha duplicado de 6% al 12% para todos los hombres en edad de excelencia laboral, y de 24% a 27% para todas las mujeres en ese mismo rango de edad. Por lo tanto hay 7.5 millones de hombres y 17 millones de mujeres que están en su edad de excelencia laboral que están fuera de la fuerza de trabajo.

Lo que es más diciente es que esta población en edad de excelencia laboral de unos 25 millones que está fuera de la fuerza de trabajo, sufre una tasa de pobreza de 24%, más del doble que la pobreza entre los estadounidenses en su conjunto. El grupo más grande de 29 millones que comprende combinados los "inactivos" con los desempleados en edad de excelencia laboral, tiene esa misma tasa de pobreza del 24%.

Esto se resume en el comentario del editor fundador de la EIR, Lyndon LaRouche: "Una gran cantidad de otrora población productiva en Estados Unidos ha sido convertida en improductiva, ha sido desechada, y como resultado de esto ha tendido a volverse suicida". La tasa de mortalidad entre estos mismos grupos de edad se elevó entre 15% y 25%, un hecho sin precedentes en sociedades industrializadas, bajo Bush y Obama de 1999 a la fecha, debido al abuso del alcohol y opiáceas y enfermedades derivadas.

En cuanto a los sesentayocheros no han podido retirarse y en los últimos ocho años han tomado la mayoría de los nuevos trabajos netos creados.