Putin: Rusia está comprometida con el proceso de paz en Siria; sigue vigilante contra de terrorismo

18 de marzo de 2016

18 de marzo de 2016 — El Presidente ruso Vladimir Putin pronunció un discurso el 17 de marzo en el Kremlin, durante la ceremonia para condecorar a quienes participaron en la operación militar en Siria. Más de 700 oficiales, hombres y mujeres de las Fuerzas Aérea, Terrestre y Naval asistieron a la ceremonia en el Salón San Jorge, junto con representantes del sector militar industrial.

El Presidente Putin confirmó que continuará el apoyo militar de Rusia al gobierno de Bashar al-Assad y que, de ser necesario, el grupo aéreo ruso podría ser desplegado rápidamente de nuevo a Siria.

"De ser necesario, por supuesto, Rusia va a estar en capacidad de mejorar su grupo en la región en cuestión de horas al tamaño necesario para una situación específica y para utilizar todas la opciones disponibles" dijo Putin. "No nos gustaría hacer esto. Una intensificación militar no es nuestra opción. Por lo tanto, todavía estamos contando con el sentido común de ambas partes, en que se adhieran, tanto las autoridades sirias como la oposición, a un proceso pacífico".

La tarea primordial de la fuerza rusa que permanece en Siria "es supervisar el cese al fuego y crear las condiciones para un dialogo político interno en Siria" dijo Putin, e incluye la defensa aérea necesaria para protegerlos. También confirmó que Rusia ha ayudado a reconstruir las capacidades de defensa aérea de Siria, lo cual fue un mensaje claramente dirigido a Turquía y otras potencias que pudieran albergar aún ambiciones estilo Sykes-Picot en Siria. "Nosotros procedemos conforme las normas internacionales fundamentales; nadie tiene derecho a violar el espacio aéreo de un país soberano, Siria en este caso", dijo Putin. "Hemos creado, junto con el lado estadounidense, un mecanismo eficiente para evitar incidentes aéreos, pero todos nuestros socios han sido advertidos de que nuestros sistemas de defensa aérea se van a emplear contra cualquier objetivo que consideremos ponga en peligro al personal de servicio ruso", agregó. "Quiero subrayar esto: cualquier objetivo".

El apoyo ruso al gobierno sirio va a continuar en la forma de ayuda financiera, suministro de equipo y armas, asistencia en el entrenamiento y construcción de las fuerzas armadas de Siria, apoyo en las operaciones de reconocimiento y asistencia en los cuarteles generales en las operaciones de planificación.

Casi al final de su discurso, Putin de nuevo recordó las enseñanzas de la Segunda Guerra Mundial para Rusia, lo cual ha forjado su visión, como ha destacado Lyndon LaRouche, a pesar de que en ese tiempo todavía no nacía. Putin destacó que el último armamento ruso pasó las pruebas, no en el campo de tiro, sino en el combate real. "La vida misma ha mostrado que son una garantía confiable para la seguridad de nuestro país" dijo. "Debemos tener en mente las amenazas que surgen cuando no hacemos las cosas a tiempo; tenemos que recordar las lecciones de la historia, entre ellas los eventos trágicos a principios de la Segunda Guerra Mundial y la Gran Guerra Patriota, el precio que pagamos por los errores en la planificación y construcción militar y la escasez de equipo militar nuevo. Todo tiene que hacerse a tiempo, porque la deficiencia, la negligencia y las omisiones son siempre peligrosas".