Macri empieza a desmantelar la ciencia en Argentina

4 de marzo de 2016

4 de marzo de 2016 — El 23 de febrero, el ministro de Energía de Argentina, Juan José Aranguren, ex director ejecutivo de la representación en Argentina de Royal Dutch Shell, había prometido que el gobierno de Macri pretendía construir las nuevas plantas nucleares (Atucha III y IV) en colaboración con China y Rusia, según el acuerdo del 2015 firmado entre los jefes de Estado de esas naciones y la entonces Presidente de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner.

Pero el lunes 29 de febrero, la agencia de noticias propiedad del estado Telam informó que 600 trabajadores en el sitio de construcción de Atucha III recibieron su notificación de despido y van a perder sus empleos el 31 de marzo. Estos trabajadores son contratistas, son supervisores, gerentes y personal técnico cuyos contratos se han venido renovando automáticamente cada tres meses en el último año. Facundo Campos, abogado de la Unión de Empleados de la Construcción y Relacionados de la República Argentina (UECARA) le dijo a Infocielo que el gobierno, y específicamente el ministro de Energía Aranguren, habían tomado la decisión de despedirlos.

Es más, Diario Popular informó hoy que a 2,200 trabajadores del reactor Atucha II no les han pagado los salarios de enero y que también están amenazados con perder su empleo. El Sindicato de la Construcción UOCRA, está ahora en "estado de alerta" y su secretario general informa que la situación laboral por todo el sector nuclear es "muy grave"; anticipa problemas en la planta de Atucha I y la planta Embalse en Cordoba.

El presidente Mauricio Macri ha dejado en claro que prefiere la energía "verde" a la nuclear o siquiera la energía hidroeléctrica, y ha llenado su Ministerio del Medio Ambiente con agentes de Greenpeace y el Fondo Mundial por la Vida Silvestre del príncipe Felipe (el World Wildlife Fund, WWF) que se la llevan atacando los acuerdos de tecnología avanzada hechos con China y Rusia. El 23 de febrero, el periódico Página 12 dio a conocer el anuncio del ministro de Comunicaciones Aguad de que el satélite geoestacionario Arsat-3, que estaba programado para ser lanzado en el 2019, ahora ha sido "demorado, debido a restricciones presupuestarias". El gobierno de Macri reemplazó la gerencia de la compañía Arsat que ha construido los satélites del país, por una que tiene más "orientación comercial".