Macri de Argentina firma un acuerdo con los buitres depredadores

3 de marzo de 2016

3 de marzo de 2016 — El gobierno del neoliberal Mauricio Macri en Argentina firmó un Acuerdo de Principio mediante el cual le van a pagar $4,650 millones de dólares en efectivo a cuatro fondos buitre que tienen un litigio de años: Elliot Management, propiedad del voraz multimilmillonario Paul Singer; Aurelius Capital Management; Davidson Kempner; y Bracebridge Capital. La cantidad ofrecida representa el 75% de los juicios que los buitres han ganado en tribunales de Estados Unidos ($5,900 millones) incluyendo el principal e intereses así como también costos judiciales. Otros $235 millones se van a destinar a demandas fuera de la jurisdicción del Distrito Sur de Nueva York, informa hoy Bloomberg Business. Pero recuérdese que los buitres compraron esta deuda a alrededor de un 30% del valor real cuando el país estaba en incumplimiento, es decir, están levantándose más de un 200% de ganancias mediante la destrucción de la economía argentina.

Así que, los fondos buitre que la ex Presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner había calificado certeramente de "terroristas económicos" y que no habían podido quebrar su tenacidad con sus chantajes y guerra financiera, obtuvieron el acuerdo que querían con Macri, el hombre de Wall Street. Los fondos obtuvieron una rebaja del 25%, mucho más generosa que el 65% que obtuvieron los tenedores de bonos que participaron en la reestructuración de la deuda del 2005 y del 2010.

En declaración dada a conocer hoy, el Perito Judicial asignado al caso Daniel Pollack hizo declaraciones cautelosas de que el acuerdo todavía no se ha terminado y que se van a necesitar otras seis semanas de negociaciones para arreglar algunos otros problemas no resueltos. Pero elogió desmesuradamente tanto a Paul Singer, quien encabezó la viciosa guerra en contra de Argentina durante 15 años, como a Macri, cuya "corrección del curso", dijo, "no es nada menos que heroica".

¿Heroica? Si se lleva a cabo, este acuerdo le permitirá a Macri emitir deuda y pedir prestado en los mercados internacionales (ya ha recibido $5,000 millones directamente de un consorcio de bancos de Wall Street, con lo que se va a aumentar enormemente la deuda externa que el gobierno anterior había reducido significativamente, a la vez que ataca los niveles de vida y el empleo a nombre de los bancos extranjeros y las multinacionales. Si Macri va a poder llevar a cabo sus planes depende de que el Congreso Federal de Argentina derogue dos leyes (la Ley de Candado y la Ley de Pagos Soberanos) que prohíben los arreglos del tipo que él acaba de hacer. No tiene garantizada la aprobación del Congreso, ya que se espera que legisladores kirchneritas del Frente por la Victoria (FpV) y sus aliados, presenten una dura pelea.