7,000 científicos argentinos advierten: el neoliberalismo y la verdadera ciencia no pueden coexistir

23 de febrero de 2016

23 de febrero de 2016 — Siete mil científicos argentinos, en representación de varias instituciones, firmaron un documento en el que se ataca duramente a la política neoliberal del Presidente Mauricio Macri, y advierten que, como se ha demostrado en el pasado, el monetarismo es enemigo del verdadero desarrollo científico y de la creatividad, según informó el diario argentino Página 12 el 21 de febrero. El documento señala que Argentina se encuentra ya en la agonía de una "restauración conservadora".

El neoliberalismo y la ciencia "son contradictorios", dijo Dora Barrancos, jefa del Consejo Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (Conicet). "Ya vivimos esto una vez con [José] Martínez de Hoz", dijo, en referencia al agente de la City de Londres que fue ministro de Hacienda en Argentina durante la dictadura militar de 1976 a 1983, y trató de realizar el sueño imperial británico de convertir a Argentina en una nación "pastoril" en vez de una nación industrializada. La industria y la ciencia se eliminaron entonces, y hay una alarma entre la comunidad científica del país, dijo Barrancos, porque Macri deje de financiar la investigación científica.

El doctor Eduardo Dvorkin, jefe de la Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, le dijo a Página 12 que los científicos están preocupados "porque se ha impuesto al país una política opuesta al desarrollo nacional y que amenaza a los derechos individuales... En solo dos meses, el país ha pasado de un modelo de desarrollo autónomo, con universidades, centros de investigación y empresas pequeñas y medianas como la base de su crecimiento, a un modelo basado en las multinacionales, que en ves de desarrollar al país importa todo, despide a los trabajadores y ha recibido una enorme transferencia de recursos" financieros.

Otro firmante del documento, Daniel Filmus, destacó que "los científicos no vivimos en un mundo aparte; hay una conexión entre un modelo de desarrollo y la actividad científica. Si no hay interés en desarrollar la industria y la soberanía, no hay lugar para el desarrollo científico".