El presidente argentino abraza al cadáver transatlántico en Davos

30 de enero de 2016

29 de enero de 2016 — La ex Presidente de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, rompió con el podrido sistema financiero transatlántico y se alió con las naciones del BRICS, algo que Wall Street y la City de Londres nunca le perdonaron. Pero este año en el Foro Económico Mundial de Davos, que se realizó del 22 al 24 de enero, el actual Presidente Mauricio Macri y su ministro de Finanzas, Alfonso Prat-Gay, se apuraron a abrazar al cadáver transatlántico, y se jactaron de que Argentina está regresando al mundo y que vuelve a participar en el FMI, luego de 12 años de supuesto “aislamiento”.

En toda oportunidad que tuvo el neoliberal Macri se jactó de que ya consiguió promesas de acuerdos con multinacionales importantes por unos $20,000 millones de dólares, en particular la Coca-Cola, Royal Dutch Shell, British Petroleum, y Dow Chemical, entre otras. Según él, esto es una señal de la “confianza” que tienen esas empresas en el nuevo gobierno.

Por su parte, Prat-Gay anunció que había invitado al FMI para que realice pronto una auditoria de la economía argentina según el Artículo IV del FMI, algo que no se ha hecho desde el 2006, cuando el entonces Presidente Néstor Kirchner pagó los últimos $9,000 millones de dólares que debía al FMI, y nunca acudió por otro préstamo. De manera coherente, Prat-Gay anunció también que el gobierno pretende reconocer el valor nominal total de los bonos que tienen los fondos buitre, pese a que esos depredadores compraron los bonos por casi nada y luego se gastaron años de guerra financiera tratando de obligar a la Presidente Fernández a doblegarse, sin ningún éxito.

Pero la oferta vil del ministro de Finanzas, de pagarle a los buitres 120 centavos por cada dólar, no es todavía suficiente para los fondos buitre del mega-especulador Paul Singer. Quieren 350 centavos por dólar para cubrir las multas y los intereses. Ya circulan informes de que el gobierno de Macri buscará algún tipo de apoyo del gobierno de Obama para echar andar la negociación; Obama está comprometido a visitar Argentina este año.