Muertes por sobredosis aumentan en casi todos los condados de EUA

22 de enero de 2016

22 de enero de 2016 — En su segundo artículo relevante en esta semana, sobre las muertes por sobredosis de drogas en Estados Unidos, los columnistas del diario New York Times, Haeyoun Park y Matthew Bloch, informan que las muertes por sobredosis han aumentado en casi todos los condados de Estados Unidos (EUA tiene 3007 condados). Se dice de modo redundante que la causa es el aumento de la adicción a los analgésicos y a la heroína que necesitan receta médica. La verdadera razón es la falta de un futuro tanto para los jóvenes como para ancianos, tanto para los ricos como para pobres, en todo Estados Unidos, como afirmó de nuevo de manera enfática el estadista Lyndon LaRouche el 19 de enero en una reunión con sus colaboradores.

En este artículo del New York Times se apela a los lectores para que reflexionen en qué tanto se necesitan hoy las agencias que creó Franklin Roosevelt para entrenar y dar trabajo a los desempleados, y reconstruir a Estados Unidos, al resto del mundo, y explorar el espacio, todas las cuestiones que persigue la humanidad y que Obama detesta, como ha mostrado en su campaña a favor de la legalización y despenalización de las drogas. Emprender esos grandes proyectos y sacar a Obama de su cargo, son los desafíos creativos que Lyndon LaRouche le está presentando a los estadounidenses para que se eleven y den la talla.

Las nuevas estadísticas de la situación que da el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus silgas en inglés) en cada condado, muestra que la mayor concentración de sobredosis entre el 2003 y el 2014 sucedió en la región de los Apalaches y en el Suroeste. La cantidad de muertes por sobredosis en EUA llegó a un número record en el 2014, con 47,055 personas fallecidas, o alrededor de 125 estadounidenses por día. Esta tasa de mortandad es similar al momento álgido de la epidemia del VIH, señalan Park y Bloch. Sin embargo, Robert Anderson, jefe de Estadísticas de Mortalidad del CDC, califica al HIV meramente como un problema urbano, mientras que la sobredosis de drogas supera las fronteras de lo urbano y lo rural; ahora bien, las tasas de mortandad por sobredosis aumentan más rápidamente en las zonas rurales que en las zonas urbanas, donde históricamente estas tasas han sido mayores.

New Hampshire es un estado en el que se dispararon las muertes por el consumo de heroína, y esto se convirtió en un tema durante la campaña presidencial. El NYT citó a Timothy Rourke, presidente de la Comisión sobre el Abuso del Alcohol y las Drogas del gobierno de New Hampshire, quien afirmó que “no hay grupo que sea inmune a esto; sucede en nuestras ciudades, en las comunidades rurales y en las comunidades pudientes”; en el 2014, dijo, 326 personas fallecieron de sobredosis por algún tipo de opiáceo, un tipo de drogas que incluye la heroína y el fentanilo, un analgésico 100 veces más poderosos que la morfina. A nivel nacional, más del 61% de las muertes por sobredosis tuvieron que ver con opiáceos en 2014; las muertes por sobredosis de heroína se han más que triplicado desde el 2010, y constituyen el doble de la tasa de mortandad por cocaína. La mayoría de las muertes se relacionan con una versión del fentanilo que los traficantes revuelven con heroína, y que es más mortífero, dice Rourke.

En la zona de los Apalaches, los autores del Times dicen que los accidentes de trabajo aumentaron la adicción, que es muy alta en la parte este de Virginia Occidental y en Kentucky. Cuando se recortó la disponibilidad de los analgésicos de receta médica, los adictos se cambiaron a la heroína. Virginia Occidental tiene la mayor tasa de muertes por sobredosis en el país; al igual que Nueva Hampshire, Virginia Occidental tiene muy pocas instalaciones para tratamiento de pacientes.

En Nuevo México, la adicción a la heroína se ha transferido de generación a generación; el estado ha tenido altas tasas de mortandad por sobredosis de heroína desde principios de los 1990. Ahora la adicción está variando hacia la población joven de las comunidades pudientes. (Fuente: “Drug Poisoning Mortality: U.S. 2002-2014, Lauren Rossen, et al., Centro Nacional de Estadísticas de Salud, CDC.)