No es China: Es el "rescate interno" lo que está tumbando a los bancos de Italia

19 de enero de 2016

19 de enero de 2016 — La liquidación y remate masivo de las acciones de los bancos de Europa y Estados Unidos ha provocado el mayor derrumbe general en el mercado de valores en mucho tiempo. Por lo común, las acciones de los bancos han caído un promedio de 15% hasta ahora, en la medida en que se destapa la insolvencia de sus burbujas de crédito.

En Europa, lo que está arrastrando al pozo a los bancos es la amenaza del plan de “rescate interno” que se impuso como política oficial desde el 1 de enero. Esto es, la amenaza de que cuando se aplique la “resolución” bancaria a los bancos insolventes, se pagará a los depositantes y a los acreedores tenedores de bonos, con acciones del banco quebrado. Ayer los reguladores de Italia intervinieron en el mercado y suspendieron la compraventa de acciones de los bancos, luego de que cayeron entre 4% y 6% en un día. La caída la encabezaron dos de los grandes bancos italianos, el Monte dei Paschi di Siena (MPS) y Banca Intesa San Paolo. Luego, las autoridades impusieron la prohibición de “vender en corto” las acciones de esos dos grandes bancos.

Cuando las autoridades chinas tomaron esas medidas en diciembre del año pasado para enfrentar una pequeña burbuja en el mercado de valores, los medios financieros europeos y estadounidenses salieron a decir que la culpa del crac financiero que está ocurriendo ahora era culpa de esas medidas adoptadas por las autoridades chinas. Pero los hechos en Italia muestran la verdadera causa: la enorme cartera vencida de los bancos europeos y el “rescate interno”.

La reseña de Reuters sobre las medidas en Italia señala que “los inversionistas se están poniendo cada vez más nerviosos por cómo enfrentará el sector bancario las menores tasas de interés y una pila de 200 mil millones de euros (unos $218 mil millones de dólares) de préstamos que es muy poco probable que se vayan a pagar. Esas preocupaciones dan paso a la expectativa de que ocurra una ola de consolidaciones [bancos] que van a ocurrir en el sector, en donde los bancos cooperativos están bajo presión para que se fusionen luego de la reforma oficial para reducir el número de acreedores”. Pero no obstante, son los bancos más grandes los que están recibiendo los golpes.

Asimismo, Bloomberg News informó ayer que “Los bancos de Italia pierden más de $82 mil millones de dólares de los ahorristas”, en referencia a la política de expropiar (rescate interno) los ahorros de la gente que fue inducida a invertir en los bonos no asegurados de esos bancos, lo cual ha ocasionado “una corrida de los tenedores de bonos de los bancos”, que se han apurado a liquidarlos en un remate masivo. Bloomberg lo dice de esta manera: “los ahorristas están huyendo de los bonos bancarios luego de que las pérdidas en cuatro pequeños bancos en noviembre hicieron más consciente a la gente que esas inversiones eran riesgosas”.

Los ataques a China, que todavía tiene un crecimiento económico anual del 7%, son ridículamente absurdos. En realidad, los países de la región transatlántica no tienen a ninguna otra parte a donde acudir, si quieren salvarse, más que a China, que con su programa para construir puentes terrestres en el mundo y crear bancos de desarrollo internacional, marca la pauta y la vía para evitar el derrumbe que arropa a América y Europa.