El discurso de Obama fue una enorme mentira

16 de enero de 2016

16 de enero de 2016 — El ataque insensato que lanzó Barack Obama, en su mensaje del Estado de la Unión, contra "cualquiera que dice" que la economía de Estados Unidos no es la más fuerte del mundo, por ser "puras palabras huevas", ahora se le está revirtiendo en su contra.

Mientras que el alud financiero en los mercados de acciones y de bonos sigue inalterable y los jefes de la Reserva Federal se echan para atrás en masa de su "aumento programado de tasas de interés", el núcleo industrial de la economía de Estados Unidos lleva ya un año de contracción en la producción y en el empleo.

En la actualización del viernes sobre el milagro económico de Obama, la Reserva Federal informó que la producción industrial de Estados Unidos cayó en 0.4% en diciembre; el cambio en la producción en noviembre se ajustó a la baja para registrar una caída de -0.9%. La caída en la producción para todo el año de 2015 fue mayo, -1.8%. La capacidad utilizada en diciembre cayó al 75.6%, del 75.9% de noviembre y del 76.2% de hace un año. El producto manufacturero nacional cayó en 0.1% en diciembre.

Y la encuesta regional sobre manufacturas y minería de la región de Nueva Yor, Nueva Jersey y Connecticut que publica el Banco de la Reserva Federal de Nueva York, publicada el viernes 15, muestra que las manufacturas se han reducido tan rápidamente como en la región de la Reserva Federal de Texas, donde se ha desplomado la producción de petróleo y gas. El índice manufacturero de Nueva York, que en diciembre era de -4.6 (debajo de cero muestra una contracción), en enero llegó a -19.3, apenas debajo de la encuesta más reciente de la Reserva Federal de Texas que arrojó -20. La encuesta de Nueva York indica una caída aguda en nuevas órdenes, embarques, empleo, y en horas semanales de trabajo en esa región del país.

Estados Unidos se halla en una marcada "recesión de fletes", debido a que el volumen de transporte de mercancías (en todas sus modalidades, carretera, ferrocarril, oleoductos, vías fluviales, aérea) cayó en noviembre de 2015 en comparación con el año anterior, lo cual es un gran indicador de la contracción en la vida económica. Dentro de esto hay varios factores destacados. La compañía de transporte internacional CSX informa que el total de toneladas de carbón embarcada en 2015 cayó en más de 30% en comparación con el año anterior. Se han embarcado menos cosechas, dado que los agricultores se quedan con ellas porque los precios actuales que conseguirían están por debajo de su nivel de supervivencia. La carga de producción de petróleo y gas y productos mineros va para abajo también, ya que esas actividades han caído también, lo mismo que la extracción. El embarque de mercancías en general va para abajo. El Bank of America tiene un informe reciente que indica que el tráfico ferroviario se ha reducido. "Los carros de carga han disminuido en más del 5% en cada una de las últimas 11 semanas comparado con las del año anterior". La primera semana de enero disminuyó en un 10%, comparado con enero del año pasado.

Lo más inquietante resultó ser la enorme anulación de "activos" en petróleo y gas de esquisto de la BHP Billiton, la compañía minera más grande del mundo. En 2011 hicieron sus inversiones en gas y petróleo de esquisto en Estados Unidos y fue enorme, de unos $20,000 millones de dólares en adquisiciones de compañías o de sus deudas, y unos $15,000 millones en gastos de capital prometidos por Billiton. En su informe de resultados del cuarto trimestre redujo el valor de su deuda a $16,000 millones y redujo sus planes de gastos de capital a solo $2,000 millones. Ya cerró la mayor parte de los pozos que compró.

Esto implica una reducción de 20% a 25% en la burbuja de la deuda chatarra o "de alto rendimiento" en Estados Unidos, ligada a las inversiones petroleras y de gas, que suma en total cuando menos un billón de dólares (o sea, un millón de millones de dólares).