Conferencia del Instituto Schiller, 9 de mayo de 2020: 75avo aniversario del Día de la Victoria en Europa

jue, 21 mayo 2020 - 12:09 pm

Conferencia del Instituto Schiller, 9 may 2020: 75avo aniversario del Día de la Victoria en Europa

CONFERENCIA DEL INSTITUTO SCHILLER

Sábado 9 de mayo de 2020 (archivo)

“75avo aniversario del Día de la Victoria en Europa:
Conmemoremos la victoria contra el fascismo con un nuevo sistema de Bretton Woods”

El Instituto Schiller te invita a que nos acompañes el sábado 9 de mayo de 2020, a las 2:00 p.m. (hora del Este de Estados Unidos) para la conmemoración internacional del 75avo aniversario de la victoria contra el fascismo en Europa, que se conoce comúnmente como V-E day. La Segunda Guerra Mundial (1939–1945) ocurrió en la fase final de la presidencia de doce años de Franklin Delano Roosevelt (FDR). La visión de FDR para la posguerra, de un mundo libre de lo que él de manera precisa llamó los “métodos del siglo 18” del colonialismo británico, francés, belga, holandés y portugués, tenía el propósito de sustituir ese orden imperial por la revolución americana de Alexander Hamilton en la ciencia de la economía física.

La necesidad de tener un diálogo entre las naciones, y particularmente entre Rusia, China, India, y Estados Unidos, es inmediata. Como señaló Helga Zepp-LaRouche, fundadora y presidente del Instituto Schiller, el sábado 25 de abril: “Saludo a todas las personas que están viendo esta videoconferencia desde muchos lugares del mundo, y creo que todos ustedes son conscientes de que la especie humana en estos momentos enfrenta una crisis sin precedentes, que no solo amenaza la vida de millones de personas a consecuencia de enfermedades y la hambruna, de arrasar con instituciones que hasta ahora la gente consideraba intocables, y de sumir a enormes partes del mundo en una era de tinieblas, e incluso en lo cultural; pero también puede llevarnos a una guerra termonuclear que podría acabar con la humanidad”.

La conferencia del Instituto Schiller del 25 y 26 de abril, “¡La existencia de la humanidad depende ahora del establecimiento de un Nuevo Paradigma!", que reunió alrededor de 2,500 personas, estableció de forma exitosa un “simposio por una sobrevivencia duradera” internacionalmente vital. Este proceso de diálogo, en el que ya se destacan representantes a nivel de gobiernos de varias naciones en diálogo con líderes agropecuarios, médicos, científicos y estudiantes de ciencias estadounidenses, además de activistas, debe continuar sin interrupción.

Hay que alejar a Estados Unidos del abismo de su autodestrucción inducida por el imperio británico, que funciona del mismo modo en que Otelo fue inducido a su propia destrucción de la mano de Yago, su “servidor y confidente”, en el drama de Shakespeare. Tomen en consideración este intercambio entre FDR y Winston Churchill en marzo de 1941, meses antes de que Estados Unidos entrara en la guerra:

W.CHURCHILL: “Usted mencionó India”.

F. ROOSEVELT: “Si. No puedo creer que podamos hacer una guerra en contra de la esclavitud del fascismo, y al mismo tiempo no trabajar para liberar a los pueblos de todo el mundo de una política colonial retrógrada…”

WC: “No puede haber ninguna alteración en los acuerdos económicos del imperio”.
FDR: “Son artificiales. . .”

WC: “Esos son los fundamentos de nuestra grandeza”.

Luego, entrada la tarde, según describe Elliott Roosevelt, hijo de FDR, en su libro “As He Saw It,” Churchill continuó:

“Señor Presidente,” se lamentó Churchill, “creo que usted está tratando de deshacerse del imperio británico. Todas las ideas que usted abriga sobre la estructura de un mundo de posguerra así lo demuestran. Pero a pesar de eso” —dijo moviendo su dedo índice— “a pesar de eso, nosotros sabemos que ustedes son nuestra única esperanza...”

Elliott Roosevelt termina diciendo: “Al decir esto, él reconocía que la política colonial británica iba a desaparecer, …así como las ambiciones británicas de enfrentar a la Unión Soviética contra Estados Unidos. O habría sucedido, si es que mi padre hubiera vivido”.

Ahora, hoy, el mundo aplaudiría al verdadero Estados Unidos, el Estados Unidos anticolonial que planteaba FDR para la posguerra, el Estados Unidos del veterano de la Segunda Guerra Mundial, Lyndon LaRouche, y de las “Cuatro leyes” de LaRouche. El 9 de mayo, el mayor honor que podemos rendir a los más de 70 millones de personas que fallecieron durante esa guerra, sería el comprometernos a construir una alianza de naciones, de las cuatro naciones de mayor peso. Helga Zepp-LaRouche subrayó lo siguiente, “Las cuatro naciones de mayor peso en el mundo, a saber, Rusia, Estados Unidos, China, e India, deben establecer ahora un Nuevo Sistema de Bretton Woods y juntas con todas las naciones que deseen unirse, construir un nuevo paradigma de cooperación internacional entre naciones, guiado por las metas comunes de la humanidad. La cuarta de las ‘Cuatro leyes’ de Lyndon LaRouche, define una plataforma económica cualitativamente superior, el nivel superior de razón, de la Coincidentia Oppositorum (La Coincidencia de los Opuestos) de Nicolás de Cusa, en base a lo cual se superarán las contradicciones de la confrontación geopolítica”.

Por lo tanto, procuremos este diálogo noble a la sombra de los regimientos inmortales que quisieran ver al mundo por el que pelearon y dieron sus vidas, hecho realidad.

Para mayor información escriba a [email protected]
adidas superstar damen glitzer silber