Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

El Instituto Schiller inició una campaña internacional urgente con un llamado para una conferencia de un Nuevo Bretton Woods

18 de agosto de 2018
four-powers-wide.jpg

Bajo la dirección de Helga Zepp-LaRouche, el Instituto Schiller ha iniciado una campaña internacional urgente para recoger firmas por un llamado a los líderes de Estados Unidos, Rusia, China e India, para que realicen una cumbre a fin de establecer un nuevo sistema monetario internacional con tipos de cambio fijos para el comercio internacional y para el desarrollo, según el modelo del concepto original de Franklin Roosevelt para el sistema de Bretton Woods. El 15 de agosto de 1971, el Presidente Richard Nixon sacó al dólar del sistema de Bretton Woods, con lo cual acabó con la estabilidad de la posguerra que había permitido la recuperación a las economías devastadas de Europa y Asia luego de la guerra, y construir además la infraestructura moderna necesaria para la prosperidad. El propósito de Roosevelt para el período de la posguerra, como lo dio a conocer su hijo Elliot Roosevelt, era utilizar el sistema de Bretton Woods para destruir el colonialismo británico, acabar con la pobreza y el atraso que producía, de una ves por todas. Ahora una nueva conferencia de Bretton Woods entre Estados Unidos, Rusia, China e India, representa el único medio para mitigar y sobrevivir al derrumbe inminente de la burbuja financiera creada desde el 2008, una burbuja más grande por órdenes de magnitud que la del 2008, un derrumbe que dejaría al mundo entero en el caos.

Lea el llamado aquí:

Campaña del Instituto Schiller Internacional
¡Los líderes de EU, Rusia, China e India deben actuar ya!

La mayor parte del mundo se encuentra en un estado de desbarajuste catastrófico; hay peligros agudos de una nueva crisis financiera y de una guerra comercial que podría ser devastadora. La crisis de refugiados en el Mediterráneo pone de relieve el drama de la gente en África y en el sudoeste de Asia y la desunión de la Unión Europea. La curva demográfica de Estados Unidos ha tomado un declive alarmante. Para la mayoría de los ciudadanos del común, es muy difícil ver como todos estos problemas diferentes se pueden abordar de manera eficaz. 

Sin embargo, hay una sola causa fundamental de estas crisis aparentemente diversas. Cuando el Presidente Nixon eliminó los tipos de cambio fijos del Sistema de Bretton Woods en 1971, el economista estadounidense Lyndon LaRouche advirtió que la continuación de las medidas monetaristas que se acababan de imponer, conduciría inevitablemente al peligro de una nueva depresión y de un nuevo fascismo, a menos que se crease un nuevo orden económico mundial más justo. Como secuela de la medida adoptada por Nixon, se fue desreglamentando paso a paso el sistema financiero en la dirección del neoliberalismo, lo cual impidió la industrialización del sector en desarrollo y aumentó la ganancia de los especuladores a expensas del bien común en el llamado sector avanzado. La crisis financiera sistémica resultante en 2008 no se resolvió, pues no se eliminaron las causas de la crisis, sino que las instituciones financieras del sistema imperial maniobraron para prolongar el sistema de maximización de la ganancia para ellos mismos. 

Como lo ha destacado Lyndon LaRouche por muchos años, solo hay una combinación de naciones que resulta lo suficientemente poderosa para reemplazar a este sistema neoliberal actual, que está en quiebra sin remedio, y esa combinación sería la alianza entre Estados Unidos, Rusia, China e India. Representaría, por mucho, la mayor potencia política, económica y militar, y podría de este modo establecer un Nuevo Sistema de Bretton Woods, en el cual los gobiernos soberanos tengan el control de la creación de su crédito y puedan facilitar acuerdos entre ellos mismos para invertir en el desarrollo de la infraestructura a largo plazo, en la industria y en la agricultura para el provecho del bien común de sus pueblos.  

El potencial para formar esa alianza es muy claro. La Iniciativa de la Franja y la Ruta de China ha sido determinante para dar lugar al surgimiento de un sistema económico completamente nuevo, basado en la cooperación en que todos ganan, entre cada vez más países, que ha alcanzado la erradicación increíblemente rápida de la pobreza en muchos de ellos. Las nuevas organizaciones como el BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), la Organización de Cooperación de Shangai (OCS), la Unión Económica Euroasiática (UEEA), y otras organizaciones regionales, están dirigiendo sus esfuerzos hacia un nuevo orden económico, basado en el desarrollo de todos.  

Aunque para mucho esto no sea obvio, el Sistema Americano de economía basado en los principios de Alexander Hamilton, el cual ha prometido reintroducir el Presidente Trump, tiene una gran afinidad con el modelo económico chino y la Iniciativa de la Nueva Ruta de la Seda, y se basa en las mismas ideas. Los dirigentes de Rusia, China e India ya han declarado su intención de cooperar en los proyectos de la Franja y la Ruta en Eurasia, África e Iberoamérica.  

En cuanto se vea liberado el Presidente Trump del golpe británico conocido como “Rusiagate” (el cual se está convirtiendo rápidamente en un “Muellergate” que lleve a la investigación penal de los perpetradores del intento de golpe), podrá cumplir su promesa de establecer relaciones con Rusia y China sobre bases sólidas.  

La única manera eficaz en que se pueden empezar a resolver los muchos problemas del mundo, es el establecimiento inmediato de un Nuevo Sistema de Bretton Woods, un nuevo sistema de crédito internacional que haga posible aumentar la productividad de la fuerza  laboral y de actualizar la economía física. En cuanto se establezca un acuerdo de este tipo entre las cuatro potencias, Estados Unidos, Rusia, China e India, todas las demás naciones se podrán unir al nuevo sistema, basado en los principios de soberanía y de respeto mutuo a las diferencias en sus sistemas sociales. 

Nosotros, los abajo firmantes, apelamos al Presidente Trump, al Presidente Putin, al Presidente Xi Jinping y al Primer Ministro Modi, para que convoquen una cumbre de emergencia con el fin de crear un Nuevo Sistema de Bretton Woods.